Humanitarianresponse Logo

Briefing Humanitario Nariño Enero-Diciembre 2020

  1. El desplazamiento forzado es uno de los hechos victimizantes que más afectó a las poblaciones rurales en el departamento de Nariño en el año 2020. Debido a la presencia y enfrentamientos de los grupos armados organizados (GAO) y los Grupos Delictivos Organizados (GDO), las comunidades abandon sus territorios por temor a quedar en medio de los enfrentamientos y disputas territoriales de dichos grupos. Las poblaciones más afectadas se concentran en el pacífico nariñense y se evidencia el incremento de los riesgos por desplazamiento forzado y confinamientos en zonas de frontera y cordillera. A pesar del aislamiento preventivo obligatorio decretado en el año 2020 por el gobierno nacional en el marco de la pandemia por el COVID-19, las acciones de los GAO/GDO continúan, generando accidentes y riesgos por la instalación de minas antipersonal, restricciones en la movilidad, amenazas, desplazamientos forzados, homicidios, violencia basada en género y alerta sobre el posible reclutamiento, uso y utilización de menores.
  2. Se presentaron hechos de violencia contra las mujeres y niñas en el marco del conflicto armado y de la pandemia COVID-19. Existe temor por parte de las mujeres a hacer denuncias, por no tener claridad sobre las rutas de atención de violencia basada en género (VBG), el limitado acceso a medios de comunicación e información, sobre todo en zonas rurales donde no se cuenta con conectividad a internet, disminución de recursos para la atención. Existe preocupación por el aumento de niñas y niños en los hogares asumiendo roles de cuidado, la difícil situación de las trabajadoras domésticas, la violencia en contra de mujeres que ejercen sexo por supervivencia, incluyendo población con identidades de género y orientaciones sexuales diversas LGBTI, refugiada y migrante (venezolana y ecuatoriana) y las dificultades para generar ingresos económicos en el departamento de Nariño.
  3. A partir de la declaratoria de emergencia sanitaria por COVID-19 que estableció entre otras medidas el cierre de fronteras, el tránsito y flujo de la población en el cordón fronterizo se mantuvo en Nariño. La población refugiada y migrante proveniente de Venezuela, de otras nacionalidades y colombianos retornados, utilizan rutas irregulares, exponiéndose a riesgos como la trata y tráfico de personas, explotación sexual, reclutamiento forzado, xenofobia, discriminación, homicidios, amenazas, robos y bajo acceso a elementos de bioseguridad de prevención COVID-19. Por ello, es prioritario continuar trabajando de manera articulada entre la institucionalidad y la cooperación internacional, para brindar una respuesta conjunta a las necesidades de las comunidades.
  4. A raíz de las permanentes lluvias que se registraron en el departamento comunidades afrodescendientes e indígenas resultaron afectadas por inundaciones, en especial a la región del Telembí y el Pacífico nariñense. La contaminación de fuentes hídricas por derrame de crudo, debido a atentados con artefactos explosivos y robo de crudo en el oleoducto Trasandino afectaron a municipios como Ricaurte, Tumaco, Roberto Payán y Barbacoas, es otro tema de preocupación. Además, se han presentado heladas (bajas temperaturas) las cuales afectaron los cultivos de papa y pastos para bovinos, equinos y cuyes, perjudicando a campesinos y comunidades indígenas en 11 municipios, como Pasto, Cumbal, Guachucal, Pupiales, Aldana, entre otros, en las subregiones de La Sabana, Obando y Centro.
Operacione(s)/Espacio(s) web: 
Organización(es): 
Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas
Fecha de publicación original: 
03 Mayo 2021
Tipo de documento: 
Reporte de análisis
Centro de coordinación: 
Equipo Humanitario Nariño